Tenemos 26 visitantes y ningun miembro en Línea

PORQUE IR AL FISIOTERAPEUTA

Desde la primera edición de la Ruta Doramas los organizadores siempre han tenido claro que debían contar con fisioterapeutas en el evento. En este articulo te explicamos porqué.

Hay personas que a la hora de requerir los servicios de un especialista se plantean la duda de si lo idóneo es concertar una cita con un masajista o un fisioterapeuta. Sin embargo, las diferencias entre unos y otros son evidentes. Los 'fisios' se pueden considerar masajistas, pero son mucho más que eso, pues son personas con estudios universitarios especializadas en buscar el desarrollo adecuado de las funciones que producen los sistemas del cuerpo y que afectan a su movimiento. Se dedican a elaborar tratamientos personalizados para los pacientes, por lo que son las únicas personas cualificadas para tratar una patología de este tipo, ya que conocen a la perfección el cuerpo, sus músculos, etc. El ser masajista es un oficio y no una profesión regulada ni titulada. Por lo tanto, no es una profesión sanitaria, por lo que no pueden tratar patologías ni hacer ningún tipo de actuación terapéutica que pueda confundir a la población.
La fisioterapia es, por lo tanto, una profesión, regulada por una titulación universitaria y los Fisioterapeutas están obligados a pertenecer a su Colegio Profesional, con el fin de dar todas las garantías posibles a los usuarios de los servicios de fisioterapia, todo ello regulado por una Ley nacional (Ley 2/1974, de 13 de febrero) y una Ley autonómica (Ley 19/1997, de 11 de julio).

Mientras tanto, los masajistas generalmente no cuentan con una titulación. No pueden prestar un servicio terapéutico, pues no están preparados para ello ni la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias los avalan. No es una cuestión de preferencias, es una cuestión legal, es “como acudir al barbero a que te saquen una muela”. Así, siempre que exista una lesión o problema de salud hay que recurrir a un fisioterapeuta, ya que de los dos es el único que estará capacitado para tratar al paciente y aplicarle las técnicas y las tecnologías sanitarias necesarias para lograr su pronta y efectiva recuperación.

¿Qué riesgos puedo correr si decido ponerme en manos de estas personas?
Vd. es libre de elegir la persona a la cual acudir. Ahora bien, debe tener en cuenta que las garantías que ofrece un profesional Sanitario, regulado por Ley en nuestro país, no son comparables a las que puede ofrecer un pseudoprofesional. En ocasiones, la escasa formación de estas personas puede comprometer gravemente la salud de los pacientes a los cuales tratan, al aplicar técnicas o métodos cuyos efectos no sean los más indicados e, incluso, ser contraproducentes. En otros casos, puede verse desamparado en el supuesto de reclamación o conflicto, en cuanto a responsabilidad civil, ya que, a diferencia de los Fisioterapeutas colegiados que sí tienen cubiertos estos riesgos, la mayoría de estas personas no tienen contratada ninguna póliza, lo que se traduce en un riesgo para quien se pone en sus manos.

 

Por lo tanto, al acudir a un centro:

1. Exija ser tratado por un Fisioterapeuta. El Fisioterapeuta es un profesional de la salud acreditado por un título universitario.
2. Exija la colegiación. Es obligatorio que todo Fisioterapeuta que ejerza en la Comunidad de Canarias esté dado de alta en el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Canarias.
3. Exija que el centro esté autorizado por la Consejería de Sanidad. Es obligatorio que todos los centros sanitarios tengan la autorización de la Dirección General de Ordenación e Inspección de la Consejería de Sanidad.

La Fisioterapia es la terapia más natural a la que puede acceder para prevenir, tratar y paliar su lesión. No se deje engañar. Los problemas de su salud, por su integridad, sólo deben ser tratados por profesionales sanitarios.

Articulo:

Silvia Mejias Suárez
Gerente Physio Consulting Center
 



joomla компоненты

/